20 de mayo de 2019

VIOLENCIA SIN FIN POR MOTIVOS QUE MOTIVAN

“Cómplices, son cómplices. Todos los periodistas y los dueños de los medios son cómplices de asesinato".


Por Diego Mendiburu

 

Extracto de la grabación del reportaje encontrado en el cuarto de hotel dónde fueron asesinados el prestigioso semiólogo y comunicador social Carlos Conde y la periodista Mariana Moran:

“Cómplices, son cómplices. Todos los periodistas y los dueños de los medios son cómplices de asesinato.
Hasta que no se legisle y se prohíba informar, al menos como lo hacen ahora, los casos de violencia y/o suicidios se irán incrementando hasta el infinito.
Está probado, comprobado y recontra verificado que aumentan los hechos de violencia si explicás los motivos o das mucha información.
Porque en realidad no hay motivos hay excusas, solo excusas. Y si a una excusa le das la categoría de motivo, los enfermitos se la creen.
Y ellos lo saben, lo sabe también el actor cuando es increpado en la calle por sucesos de la telenovela.
Y van a decir que son inocentes que no saben que cuando firman una nota o la difunden diciendo ‘la mato porque la encontró con otro en la cama’ o ‘le corto la cara porque era linda’, están dando pasto a las fieras.
En ese mismo momento hay alguien justificándose y sintiéndose acompañado en lo que va a hacer.
Sí, ellos saben que aparece la seguidilla, no es excusa decir que ellos solo informan.
No tienen que decir nada y si tienen y deben decir algo, digan que la mató o la agredió porque está loco o es un psicópata o asesino, pero no el motivo, insisto la excusa.
No hay motivo para la violencia, solo la locura; a todos nos engañaron alguna vez o hasta nos dio ‘envidia’ la belleza de alguien y no por eso la agredimos y menos nos hacemos asesinos.
Y estos energúmenos irresponsables siguen con las frases justificadoras que venden diarios.
Hay miles de trabajos que avalan lo que digo. Miles de profesionales y de los más diversos han estudiado el fenómeno de la comunicación y sus implicancias en la sociedad.
Somos adultos y como tales responsables de nuestros actos y si toca trabajar en un medio de comunicación masivo tengo la obligación de saber sus alcances no solo de disfrutar sus beneficios.
En la era de la información nadie puede darse por desentendido.
Googleá, averiguá, desde que apareció un tipo llamado Emile Durkheim, considerado padre de la sociología, en 1897, en su libro El Suicidio, comprobó que el suicidio es un hecho social y responde a variables sociales. Nadie puede negar su complicidad si actúa como está actuando.
La mayoría de estos mercenarios de la comunicación pasaron por la universidad, así que seguro lo estudiaron a Durkheim y al resto.
El ‘motivo’ motiva a otros enfermos a hacer lo mismo, los justifica, hasta los incita, y si además le das el titular de un diario o de la tv más se excitan, su vida hasta tiene sentido.
Cuando estás loco estás loco, no hay razonamientos y menos lógicos, estos son para los sanos y somos los que debemos saber cómo tratar esto”.

A continuación, en la grabación se oye una puerta que se abre, discusión a los gritos y varios tiros.
Los medios de comunicación trataron la noticia como un asesinato pasional, los titulares decían: “estaba cansada de sus engaños y sobre todo con las colegas”.


Fuente: Pensar al Sur