19 de julio de 2018

LOPEZ OBRADOR ESCRIBE A FRANCISCO LO INVITA A ACOMPAÑAR LA PAZ EN MEXICO

“Como es de su conocimiento México vive una crisis de seguridad no vista desde los tiempos posrevolucionarios”. Con esas palabras inicia la primera carta escrita por el virtual presidente electo de México al Papa. En ella, Andrés Manuel López Obrador reconoce la calidad moral y espiritual de Francisco, “por el bien común y la paz”. Por eso lo invita formalmente a acompañar los foros de escucha por la pacificación y reconciliación del país.  


LOPEZ OBRADOR  ESCRIBE A FRANCISCO LO INVITA A ACOMPAÑAR LA PAZ EN MEXICO

Por Andres Beltramo  Alvarez

El texto de la primera carta escrita por el virtual presidente electo de México al Papa. En ella reconoce la calidad moral y espiritual del pontífice, lo invita formalmente a participar en sus foros por la paz en el país

“Como es de su conocimiento México vive una crisis de seguridad no vista desde los tiempos posrevolucionarios”. Con esas palabras inicia la primera carta escrita por el virtual presidente electo de México al Papa. En ella, Andrés Manuel López Obrador reconoce la calidad moral y espiritual de Francisco, “por el bien común y la paz”. Por eso lo invita formalmente a acompañar los foros de escucha por la pacificación y reconciliación del país.  

La misiva, a la cual tuvo acceso el Vatican Insider, está fechada este 16 de julio de 2018 y lleva el sello de aceptada de la Nunciatura Apostólica de la Ciudad de México. Va firmada por López Obrador como “candidato presidencial triunfador, Estados Unidos Mexicanos”. Dirigida específicamente al líder católico, incluye un “con copia” a Franco Coppola, nuncio apostólico en México. 

  “Los índices de violencia posicionan al país en niveles históricos y nos ubican entre los países más inseguros del mundo”, indicó el texto.  

  Y agregó: “El primero de julio del año en curso millones de mexicanos salieron a votar de manera ejemplar para lograr la cuarta transformación del país por la vía democrática y de manera pacífica. Consiguientemente, en virtud del mandato popular conferido en mi persona como candidato presidencial triunfador, honraré mi promesa de campaña de realizar consultas a las víctimas, a la ciudadanía, organizaciones internacionales, a la sociedad civil, a líderes religiosos y expertos para explorar todas las alternativas viables para lograr la pacificación y reconciliación del país”.  

  Más adelante destacó la “calidad moral y espiritual” de Jorge Mario Bergoglio, “por el bien común y la paz”. Con esa base, le extendió una “cordial invitación” para acompañar “el proceso de foros de escucha por la pacificación del país y la reconciliación en México”. 

  “Para el próximo gobierno de México tendrá un gran valor contar con el conocimiento de las mejores prácticas y directrices que puedan ser aplicables al contexto de nuestro país y de nuestra sociedad”, ponderó. 

  A reglón seguido, estableció: “De tal manera, sería un privilegio para mí y para todos los mexicanos poder contar con su participación remota a través de los medios electrónicos de su preferencia en la fecha que mejor le acomode a su santidad y en el curso de los siguientes cuatro meses”. 

  Esta carta es, en realidad, la primera invitación formal extendida al Papa para solicitar su involucramiento en los foros de paz, previstos para los días 7 de agosto y 24 de octubre próximos. Se trata de encuentros en los cuales se le dará voz especialmente a las víctimas de la violencia y la delincuencia en los últimos años. A sus familiares, a quienes trabajan en la contención y en el cuidado humano de los involucrados. Pero también se escuchará a todos aquellos que tengan algo que aportar: líderes sociales, políticos y religiosos. 

Desde hace muchos meses, López Obrador manifestó su deseo de involucrar a Francisco en la iniciativa. Y su equipo más cercano buscó la forma de hacerlo realidad. El primer enlace entre los entornos del virtual presidente y del obispo de Roma se estableció gracias a Carlos Cruz, activista mexicano independiente y líder de la organización Cauce Ciudadano. Pero ese contacto debía formalizarse, y seguir los protocolos del Vaticano. Antes de que esto pudiese verificarse Loretta Ortiz, coordinadora del proceso de pacificación del próximo gobierno, confirmó a la prensa que la participación papal estaba confirmada y que sería vía electrónica.  

  Sus palabras pusieron en marcha un mecanismo mediático que culminó en una desmentida del portavoz de la Santa Sede, Greg Burke, quien precisó: “La noticia de que el santo padre participará en la conferencia no tiene fundamento”. Los medios mexicanos presentaron estas palabras como si el Vaticano hubiese desmentido a López Obrador, aunque los términos no eran exactamente esos. 

La misma Loretta Ortiz aclaró que la participación del Papa no estaba confirmada oficialmente y que a ella “le ganó la ansiedad” por saber que existía una posibilidad concreta de efectivizar este deseo. Por eso, lo que el protocolo establecía era hacer la invitación formal, seguir los procesos vaticanos y obtener una confirmación formal, todo esto antes de hablar con la prensa. A final de toda la historia, ella insistió en mantener la voluntad para la participación del líder católico.  

  Por eso, Carlos Cruz, decidió sobrevolar la polémica local y recordó que, “en este momento lo más importante es la paz en México y los aportes del Papa son fundamentales para que se logre”. De ahí que anticipó: “Se harán las gestiones oportunas y por los canales formales, respetando siempre la institución Vaticano y el gobierno electo”.  

  Y apuntó: “El Papa siempre se ha involucrado en procesos por la paz y por eso, en la audiencia, le pedimos que pudiera acompañar el proceso para reconstruir la paz para México, lo dejamos como una invitación y un deseo posible. Quizás se tuvo una gestión anticipada, pero es importante esperar a los procesos institucionales del Vaticano. Respetamos y valoramos enormemente la calidad humana del Papa en la lucha por la paz y la atención de las personas más desprotegidas”. 


Fuente: La Stampa