12 de mayo de 2018

DILMA ROUSSEFF EN BUENOS AIRES: TEMO POR LA VIDA DE LULA

En lo que definió como una “persecución al progresismo”, Rousseff dijo en un tramo de su notable discurso- en la Feria del Libro de Buenos AIres - que “el odio tiene que ser destilado”, y aseguró que “detrás de todo está el gran monstruo de la esclavitud, y genera odio que los negros hayan podido entrar a las universidades. Quizás se despertaron otros monstruos más en algunas cabezas del gran poder económico".

Visito especialmente en su casa a Cristina Fernández de Kirchner y participo del Acto de Día del Trabajador en la sede de la CGT (Confederación General del Trabajo).


Por  Agustín Mozzoni

La mandataria de Brasil destituida por un golpe parlamentario estuvo el 1° de mayo en la Capital Federal. Advirtió sobre los riesgos que corre el de líder detenido, pero aseguró que “preso o libre, Lula será presidente”. También se reunió con Cristina Fernández de Kirchner, participó del acto de la CGT y encabezó la presentación de un libro.

 La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, o “presidenta legitima” -como fue presentada ayer en Buenos Aires-, participó del lanzamiento del libro “Lula: La verdad vencerá” en la Feria del Libro que se realiza en la capital argentina. En relación con el encarcelamiento que sufre el ex jefe de Estado de su país, la visitante advirtió: “Temo por la comida que ingiere y el agua que toma, temo porque impidieron que lo visite un médico”

Rousseff fue la oradora principal del acto de presentación del texto, que desarrolla una serie de conversaciones con el popular líder brasileño y fundador del Partido de los Trabajadores (PT), quien se encuentra prisionero del régimen de su país. La publicación fue producida por Pagina/12, Editorial Octubre, Boitempo y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

En su alocución, la mandataria destituida mediante un golpe parlamentario en 2016 agradeció la presencia de las Abuelas de Plaza de Mayo y de los organismos de Derechos Humanos presentes, y dijo: “Imagino desde el fondo del corazón lo que debe haber sido la osadía de las Madres y las Abuelas que fueron a marchar a la Plaza de Mayo para reclamar por los amenazados y los torturados”, dijo Dilma dirigiéndose a Estela Carlotto.

“Sé perfectamente distinguir un golpe militar de un golpe judicial, parlamentario y mediático. Pero el golpe parlamentario también sustenta intereses económicos, localiza enemigos y los ataca, mientras reduce de manera permanente la potencia de las instituciones democráticas”, sentenció.

En lo que definió como una “persecución al progresismo”, Rousseff dijo en un tramo de su notable discurso que “el odio tiene que ser destilado”, y aseguró que “detrás de todo está el gran monstruo de la esclavitud, y genera odio que los negros hayan podido entrar a las universidades. Quizás se despertaron otros monstruos más en algunas cabezas del gran poder económico”.

Manifestó además que “en Brasil usaron la ley para violar la ley. El golpe buscó encuadrar al país en el neoliberalismo, buscó acabar conmigo, con el PT y convertir a Lula en víctima de la justicia".

El evento fue organizado por Clacso, la UMET (Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo) y el diario Página 12. Además, contó con una enorme presencia de dirigentes y referentes de la Argentina y Suramérica, como el expresidente de Colombia, Ernesto Samper; el ex alcalde de México, Cuauhtemoc Cárdenas; el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; el sociólogo Pablo Gentili (del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales); Víctor Santa María (presidente de la Fundación Octubre y máximo dirigente del sindicato de encargados de edificios, Suterh); y Nicolás Trotta (rector de le UMET), entre otros.

Conservadores atrasados

Al hablar en la ocasión, la ex mandataria brasileña también realizó críticas al presidente argentino Mauricio Macri, y a los jefes de Estado de Perú, Chile, Colombia, Brasil y Paraguay por el intento de destruir el Unasur. "Qué atraso absurdo y que miopía política tuvieron los gobiernos de esos países", se lamentó Dilma.

“La integración buscó el desarrollo económico, la distribución del ingreso y el crecimiento de las oportunidades para todos en una forma democrática y con soluciones pacíficas. Ahora la Unasur la están destruyendo unos conservadores atrasados, porque en otros lugares del mundo los conservadores mantienen las estructuras de integración.”

Reunión con CFK y acto con CGT

Previo a la actividad en la Feria del Libro, la última presidenta electa de Brasil se dirigió al departamento de Cristina Fernández de Kirchner y ambas mantuvieron una reunión a solas. A través de sus cuentas de Twitter, se expresaron respeto mutuo y denunciaron los ataques a los gobiernos populares y el retroceso social y económico de ambos países desde la llegada del neoliberalismo.

Sus actividades en Buenos Aires incluyeron una participación en el acto de la CGT Azopardo por el Día del Trabajador. Rousseff estuvo allí junto al integrante del triunvirato de conducción de la central sindical Héctor Daer.

Daer, aprovechó para brindar un discurso fuerte y crítico hacia el gobierno nacional, y anticipó que se opondrá al proyecto de reforma laboral del gobierno de Mauricio Macri.

 


Fuente: vaconfirma