14 de mayo de 2018

RESOLVIENDO LOS PROBLEMAS COMERCIALES CON CHINA

Interesante vision del conflicto actual entre Mundo Financiero y Comercio Internacional, y particularmente una posible solucion a la disputa comercial entre EEUU y China.


Por: William S. Lind

El Presidente Trump está en lo correcto en confrontar comercialmente con China. China ha estado subsidiando, desde hace mucho, insumos como el acero en el mercado norteamericano y ha estado adquiriendo tecnología que los EEUU ha desarrollado por medios abiertos y subrepticios. Junto con sus políticas comerciales predatorias, China ha devastado a la industria norteamericana y a los empleos de la clase media baja norteamericana. Aquí en Cleveland hemos visto a un montón de industrias compradas por China, ser desarmadas y rearmadas en China. Puestos de trabajo norteamericanos bien pagos se han transformado en trabajos chinos.




Al mismo tiempo, los EEUU y China se necesitan al nivel de la gran estrategia. Para enfrentar la amenaza de las Guerras de 4ta Generación por lo que tienen que aliarse como Estados. El núcleo de tal alianza deben ser las potencias como Rusia, China y los EEUU.

Tampoco, deben los EEUU dañar a la economía china. El mundo está temblando al borde de una crisis global de deuda. Tal crisis es muy probable que comience en China, cuya prosperidad reciente se construyó en una montaña de unos U$ 15 trillones de deuda, la masa de ella impagable. Una crisis de deuda china se expandiría rápidamente. Muy bien podría terminar en una depresión global que rivalizaría con la de los años 30. Los EEUU, mientras China continúa acumulando tanto deuda pública como privada, no va a ser la excepción. Los EEUU del mañana bien pueden ser la Grecia de hoy, con la pesadilla agregada de una hiperinflación que el gobierno federal busque pagar con seudomonedas. Este es el futuro contra el que tenemos que hacer todo lo posible para evitar.

Pienso que hay una forma para resolver este dilema. ¿Cuál es? Comercio controlado

El comercio controlado se usa entre dos países cuando se sientan a negociar, en detalle, cada una de las exportaciones y las importaciones de cada uno. El objetivo es un tráfico comercial balanceado, en el cual ninguno de ellos tenga un superávit con el otro, tal como China tiene hoy con nosotros. Cada país tendrá ventajas naturales respecto de ciertos productos. El objetivo es balancear las ventajas de cada uno con la debilidades comparativas de cada uno.

El comercio controlado es posible con china porque China tiene una economía controlada por el Estado. La economía China no es marxista ni socialista. En su lugar es mercantilista. El mercantilismo es un modelo económico seguido en Japón, luego Corea del Sur y ahora China para transformarse en países pobres a países prósperos. Aunque a los ideólogos del libre comercio no les guste, el mercantilismo funciona.

El mercantilismo fue el modelo económico predominante entre los siglos XVII y XVIII en Europa. Para la mayor parte de ellos, se basó en los mercados regulados en forma doméstica. Pero, aceptó la intervención del Estado en la economía en orden de promover sus objetivos. Estos objetivos incluyen el pleno empleo, la habilidad de satisfacer, sino todas, la mayoría de las necesidades locales, lo que lleva al Estado a financiar el desarrollo industrial apuntado a la substitución de importaciones, al uso de aranceles, cuotas y otras medidas restrictivas al comercio, y promover la manufactura doméstica y una balanza comercial positiva.

Mientras el libre comercio ha beneficiado a Wall Street, le ha hecho un gran daño al comercio normal. Uno de los logros norteamericanos más emblemáticos es su gran clase media trabajadora, la que está hoy destruida fruto del libre comercio. El cuello de la clase media burguesa es lo que está hoy en juego con compañías que buscan bajar sus costos importando trabajadores calificados de lugares como la India, contratándolos en el exterior. Un gobierno federal mercantilista podría cortar ambas prácticas negándoles las visas a los trabajadores extranjeros que vengan a desplazar a los norteamericanos y poniendo aranceles altos de importación a los trabajos traídos del exterior.

El mercantilismo con China se basa en un trato basado en un comercio regulado y posible. El mercantilismo aquí en casa, en lugar del libre comercio, puede reconstruir la economía norteamericana que teníamos en los años 50 y en los 60, cuando la prosperidad no se limitaba al 1%.


 


Fuente: https://www.traditionalright.com/solving-the-china-trade-problem/