10 de agosto de 2017

¿ES POSIBLE LOGRAR LA ERRADICACIÓN DEL NARCOTRÁFICO?


Por Leonardo Bassi

de Pensar al Sur

 

La erradicación del narcotráfico constituye la columna vertebral de la política de seguridad del actual gobierno argentino.

Largamente publicitada por los medios de comunicación masiva, por funcionarios y agencias gubernamentales y utilizada en los spots de campaña de las próximas elecciones de medio término, es criticada en algunos de sus aspectos por especialistas, pero obviamente aceptada y elogiada por la mayoría de la sociedad. Nadie puede oponerse públicamente a ella.

Sin embargo, pese a los esfuerzos que se hacen y los que se hagan en un futuro, la importancia que el narcotráfico tiene para la economía global hace que esta actividad sea actualmente imposible de erradicar y muy difícil de combatir de manera eficaz.

Como ocurre con todas las actividades ilegales, las cifras recaudadas por el narcotráfico no son fáciles de calcular con certeza, solo pueden ser estimadas, y varían significativamente según la fuente que se consulte, aunque en todos los casos se trata de cifras fabulosas.

En un artículo del año 2016, la BBC y, según los datos proporcionados por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, establece que el comercio ilegal del crimen organizado totaliza ganancias anuales de más de US$ 2 billones (en la acepción española del término). Esta cifra equivale aproximadamente a cuatro veces el PBI de Argentina y correspondería al 3,6% de todo lo que produce y consume el planeta en un año.

Una estimación más prudente de estas cifras, algo más de US$ 1 billón, surge de una investigación del Global Financial Integrity (GFI) realizada en el 2011 y que fuera citada en el informe anual del Foro Económico Mundial, comúnmente conocido como Foro de Davos.

De acuerdo con datos proporcionados por el GFI, teniendo en cuenta sus ganancias anuales, el ranking de las cinco actividades principales de ese comercio ilegal es el siguiente: Narcotráfico (US$ 320.000 millones), Falsificación de Marcas (US$ 250.000 millones), Tráfico de Personas (US$ 31.600 millones), Tráfico Ilegal de Petróleo (US$ 10.800 millones) y Tráfico de Vida Salvaje (US$ 10.000 millones). Le siguen con diferentes cifras los negocios de varias actividades desde el Tráfico de Órganos hasta la venta de Obras de Artes protegidas.

Porqué decimos que el narcotráfico es importante para la economía global. Roberto Saviano, escritor, ensayista e investigador italiano, especialista en crimen organizado, opina que el crimen es uno de los pocos sectores que prosperan en períodos de crisis financiera.

Es un comportamiento social conocido y estudiado el hecho que, en momentos de fuerte incertidumbre provocada por las crisis, el consumo de alcohol y drogas crece notablemente, al igual que otras actividades que ayuden a la población a tener un refugio frente a sus angustias diarias. En la Gran Depresión de 1929, cuando la gente no podía comprar pan, las colas en las puertas de los cines se mantuvieron pobladas continuamente.

Durante esa crisis, mientras políticos, economistas y la prensa especializada pensaban en las alternativas posibles para salir de la Depresión, la Mafia estadounidense aprovechó el incremento de sus ganancias para reorganizar y diversificar sus empresas ilícitas. Incluso mejoraron su imagen frente a la sociedad al adoptar actitudes ¨solidarias¨. Al Capone movilizó sus recursos hacia los sectores de alimentos y textil para dar de comer y vestir a la población pobre de Chicago. Más adelante, en los 80, Pablo Escobar Gaviria ofrecería saldar la deuda externa de Colombia con sus propios recursos.

Recientemente, en la década pasada, más precisamente entre 2007 y 2009 de acuerdo con lo informado por el Fondo Monetario Internacional, los bancos estadounidenses y europeos perdieron miles de millones de dólares en los llamados activos tóxicos y préstamos incobrables. Grandes e históricas entidades de crédito quebraron o entraron en bancarrota temporal. Para la segunda mitad del 2008, el flujo de efectivo prácticamente se detuvo, paralizando el sistema.

Bancos, fondos de inversión, agencias de bolsa e inclusive gobiernos vieron muy cerca la posibilidad de no poder seguir funcionando. Y allí estaban las grandes organizaciones clandestinas con cantidades inmensas de dinero en efectivo.

En 2009, Antonio María Costa, entonces Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), hizo una declaración escandalosa, reveló que las ganancias de las organizaciones delictivas eran los únicos activos líquidos que disponían algunos bancos para no colapsar.

Estas declaraciones explosivas, fueron levantadas por varios medios de comunicación, entre ellos el diario Clarín de fecha 2 de marzo de 2009 que cita: ¨Un funcionario internacional dio la voz de alarma que, polémica pero verosímil señala que el dinero de ilícitos inyectó liquidez a muchos bancos que agonizaban¨.

Costa, sin mencionar países o entidades bancarias aseguró que el dinero del narcotráfico constituye un ¨importante capital líquido de inversión disponible¨ y que en mitad de la crisis de 2008, a través de ¨préstamos interbancarios¨ habría ¨indicios de que algunos bancos se salvaron de la crisis de esa forma¨.

Pero la complicidad entre el narcotráfico y los grandes bancos no sería nueva. Saviano toma en sus publicaciones declaraciones de Costa publicadas por el diario británico The Observer: ¨La conexión entre el crimen organizado y las instituciones financieras comenzó a finales de la década del setenta y a principios de los ochenta, cuando la mafia se globalizó¨.

Una investigación de Alejandro Gaviria y Daniel Mejía, dos economistas de la Universidad de Bogotá, demostró que el 97,4% de las ganancias del narcotráfico colombiano se lavan constantemente en circuitos bancarios estadounidenses y europeos por medio de varias operaciones financieras.

Esto agrega verosimilitud a las declaraciones de Costa. En el 2008 los bancos necesitaban dinero para salvarse y se financiaron con el dinero de actividades ilegales. El sistema económico legal absorbió 352 mil millones de dólares del narcotráfico, por lo que quedaron perfectamente lavados.

Según expone Saviano, los centros bancarios más poderosos de Londres y Nueva York son donde se lava más dinero sucio en todo el mundo. Paraísos fiscales como las Islas Caimán o la Isla de Man habrían sido desplazados por Wall Street y Lombard Street.

Con este cuadro de situación, la meta de ¨erradicar el narcotráfico¨, parece imposible de alcanzar, la política de la mano dura, adoptada como acción excluyente de otras se ha demostrado impotente para detener un comercio que está globalizado financieramente y que sus productos cuentan con una demanda creciente o en el mejor de los casos sostenida en todos los países y en todas las escalas sociales.

Se pueden mitigar sus daños colaterales, como la violencia o problemas de salud asociados, se podrán desmantelar temporariamente organizaciones de los niveles más bajos, pero como vivimos en un mundo capitalista, no podrá ser erradicado hasta que el sistema financiero global deje de estar dispuesto a utilizar sus ganancias para salvarse de los errores que sus propios operadores generan.


Fuente: Pensar al Sur